¿Diferencias entre Botox y ácido hialurónico?

Si quieres conocer las diferencias entre botox y ácido hialurónico, no te pierdas este artículo de Clínica Dermaline en LifeStyle (LaRazon.es)

Un reciente estudio publicado en la SEME (Sociedad Española de Medicina Estética) afirma que el 87% no sabe en qué consiste un relleno de Ácido Hialurónico, y cuatro de cada diez no conoce la diferencia entre este y el botox. La Dra. Inmaculada Adam, del Centro Médico Dermaline, te explica las diferencias.

Nos ocurre a menudo: Abrimos una revista de celebrities y las encontramos “raras”; entonces culpamos a “un mal botox” de lo que en realidad es “un mal relleno”, o viceversa. Otras veces ni siquiera la famosa ha utilizado una técnica de medicina estética, sino que ha pasado por bisturí o ha optado por un mal maquillaje.

Lifestyle ¿Botox o ácido hialurónico?

Clínica Dermaline en Lifestyle ¿Botox o ácido hialurónico?

TOXINA BOTULÍNICA: PARALIZA LAS ARRUGAS

¿Qué es el “botox”?

Es el nombre utilizado habitualmente para referirse a la toxina botulínica, que es, como su nombre indica, una toxina, la cual tiene la capacidad de dormir o paralizar temporalmente un músculo o partes del mismo. Además de su aplicación estética, el botox es utilizado para otras finalidades médicas (cefaleas, tics, contracturas musculares, etc). Es totalmente segura.

¿Dónde se aplica y qué se puede conseguir?

Si hablamos de aplicación con fines estéticos, el botox únicamente se podría utilizar en la parte superior de la cara, es decir, frente, entrecejo y patas de gallo. Su correcta aplicación consigue paralizar los músculos que generan las arrugas de expresión, y el resultado es que las arrugas se atenúan, la mirada se levanta, y la cara adquiere un aspecto descansado.

ÁCIDO HIALURÓNICO: RECUPERA LOS VOLÚMENES O ALISA LAS ARRUGAS

¿Qué es el Ácido Hialurónico?

Se trata de un polisacárido que forma parte de las articulaciones, huesos y piel. En estética, es un gel viscoso que estimula el colágeno, retiene el agua hidratando considerablemente, y actúa como material de relleno; podemos decir que es, a día de hoy, la infiltración para arrugas más utilizada, dada la seguridad que ofrece y los escasos (prácticamente inexistentes) efectos secundarios.

Dentro de los Ácidos Hialurónicos existen diferentes reticulaciones y calidades, y dependiendo del tipo de reticulación y configuración del relleno, éste será más eficaz para arrugas más o menos finas. Para los labios será recomendable un relleno que aporte más flexibilidad, por ejemplo; pero dada la gran cantidad de tipos, marcas y fórmulas, recomendamos asesorarse por un médico experimentado.

¿Dónde se aplica y qué se puede conseguir?

El AH se puede aplicar en toda la cara: tercio superior (entrecejo, patas de gallo, elevación de cejas, ojeras), tercio inferior (surco nasogeniano, código de barras, mentón, labios), así como en el cuello, escote y manos. En general se utiliza como hidratante, relleno o voluminizador, dependiendo del grado de reticulación.

Si lo utilizamos como volumen conseguimos contornear aspectos de la cara cómo pómulos o manos especialmente delgadas; si lo usamos como relleno trataremos las arrugas profundas, medias y finas, aplicando el producto con el objetivo de dejar una piel lisa y un resultado natural. Si lo que buscamos es hidratar la piel, solemos utilizar uno de tipo no reticulado, que introducimos repartido por la piel con pinchazos pequeños y poco profundos.

 

Si quieres leer el resto del artículo de LifeStyle en LaRazon.es(Para qué edades es conveniente cada uno de ellos, cómo queda si se aplica bien o mal…) entra en: http://bit.ly/2kZsoRX