Tratar las ojeras

¿Cuántas veces te has mirado al espejo preguntándote por qué tienes tantas ojeras si has descansado bien? A pesar de que este sea un factor importante a tener en cuenta, hay otras causas que producen la aparición de las mismas. Nuestra Dra. Inmaculada Adam resuelve algunas de las consultas más frecuentes entre nuestros pacientes.

¿Por qué tenemos ojeras?

Las ojeras tienen un componente genético importante, en este sentido hay personas que tienen tendencia natural a su aparición con el paso de los años, al igual que hay caras con tendencia a la aparición de bolsas en esta misma zona.

Sin embargo, existen otros factores que pueden influir en su aparición como puede ser retención de líquidos (por insuficiencia circulatoria, renal u otros factores a estudiar), problemas respiratorios, poca oxigenación de la zona, entre otros. Realizar un estudio médico para determinar su etiología y descartar cualquier patología es recomendable.

¿Cuánto tiene que ver la genética? ¿Y el descanso?

Como indico anteriormente, la genética es un factor muy importante, aunque no el único. Influyen también los hábitos higiénicos-dietéticos, como la alimentación y dormir lo suficiente. El descanso, sin duda ayuda a mejorarlas o mejor, el poco descanso las empeora.

¿A qué edad suelen aparecer? ¿Cuándo debemos empezar a preocuparnos?

Depende de cada persona, hay personas muy jóvenes que ya presentan este signo, si bien con el paso de los años y si no se hace nada para remediarlo, su presencia se acentúa con la edad.

Masajes drenantes, pepinos en los ojos… ¿Hay algún “remedio casero” para combatirlas?

Sobre todo si la causa es la retención hídrica, podemos encontrar remedios caseros para mejorarlas, como los masajes drenantes, sobretodo el drenaje linfático. También hay cremas o serums con vitamina K para mejorar la coloración y con vitamina C para mejorar las bolsas, pero con resultados limitados. Si la bolsa es lípidica (de grasa) debemos de recurrir a tratamientos más invasivos.