¿Todavía no has iniciado tu tratamiento para eliminar las varices? ¿A qué esperas? ¿Tienes dudas?

En Clínica Dermaline te las resolvemos todas gratuitamente y sin compromiso. Y desde nuestro blog queremos aclararte algunas de ellas.

¿Sabes que existen dos tipos de varices a tratar?

  • Varices Finas: este tipo de varices se encuentran inmediatamente debajo de la piel y son las más superficiales y finas, además de las más habituales y primeras en aparecer.
    También conocidas como arañas vasculares, no son dolorosas y en ocasiones se reducen a un problema estético. Sin embargo, también suelen ser el primer signo de problemas venosos más profundos. La aparición de nuevas varices o las molestias suelen ser indicativo de si el problema es estético o más profundo. Para conocer su alcance es recomendable realizar un eco doppler.
  • Varices gruesas: aquí englobamos a las varices reticulares, con origen en la disfunción de las venas reticulares. Por otro lado, las varices tronculares, venas safenas, siendo por este orden más profundas y gruesas.
    Este tipo de varices, además de ser visualmente más impactantes suelen ir acompañadas de síntomas como pesadez y cansancio en las piernas, dolor, calambres, hormigueos o sensación de calor y escozores. Este tipo de varices además de suponer un problema estético, son consecuencia de una enfermedad en el sistema venoso. En la gran mayoría de los casos se puede tratar sin necesidad de cirugía, y es necesaria la realización de un eco doppler para conocer su estado real.

En Clínica Dermaline, en función del tipo de variz, aplicamos un tratamiento u otro. Es realizado por un cirujano VASCULAR, el Dr. Arroyo Bielsa, e incluye una garantía de 12 meses (aplicable a tratamientos completos).

    • Varices Finas: el tratamiento es realizado generalmente mediante esclerosis o micro espuma, sin necesidad de anestesia. El resultado estético es inmediato. Las varices desaparecen entre el 80-95% al instante de ser tratadas, dejando de ser perceptibles a la vista.
      Si su origen viene provocado por disfunciones en venas más profundas, se recomienda tratarlas desde su origen.
    • Varices Gruesas: tratamiento realizado por un cirujano vascular orientado por un eco doppler. El proceso se desarrolla sin necesidad de anestesia, mediante pequeñas incisiones que no dejan marca, y que permiten tratar la variz enferma en toda su extensión.
      El tratamiento permite la reincorporación inmediata a la vida cotidiana del paciente. Como resultado, las varices tratadas comienzan a disminuir hasta ser reabsorbidas totalmente. Este proceso no es inmediato, a diferencia del anterior, por lo que se puede alargar en función del tamaño de la variz.

Si sufres este problema no sólo estético, ya que afecta también a tu salud, acude a nuestros especialistas e infórmate.

Presume de Piernas Sin Varices

¿Sabes qué tipo de varices tienes? ¿Cuál es el mejor tratamiento para ellas? Nosotros te aconsejamos gratuitamente, llama y pide cita.