indiba-corporal

¿Aún no conoces las ventajas de usar

Indiba ®  Deep Care?

Conoce 10 de sus ventajas:

1. Actúa a nivel celular. “Indiba Deep Care es el Indiba médico, mientras que Indiba Deep Beauty está enfocado únicamente a los tratamientos estéticos. Con Deep Care el efecto es mucho más profundo y duradero, más completo, realmente es un gran regenerador celular. No sólo mejora nuestro aspecto sino que actúa a nivel celular recuperando y equilibrando los tejidos”.

2. Tiene múltiples indicaciones, tanto a nivel de salud como estético.“Desde el punto de vista de la salud, mejora procesos inflamatorios, edematosos (con retención de líquido), optimiza la microcirculación, y, algo que solo tiene Indiba, alivia el dolor, de ahí que se diga que es curativo. Aplicado a la medicina estética, es efectivo en tratamiento de celulitis (diferenciando entre los diversos tipos, edematosa, fibrosa o mixta), y en la reducción de volumen y flacidez, tanto corporal como facial”.

3. Es más completa que otras radiofrecuencias. “Indiba Deep Care tiene un efecto mucho más completo que cualquier otra radiofrecuencia, debido a que es un gran regenerador celular: esto hace que funcione mejor el metabolismo a nivel celular, facilitando el intercambio, permitiendo que entren los nutrientes que la célula necesita y que salgan las sustancias de desecho. La calidad de la piel mejora mucho más rápido. Por otro lado disminuye el volumen corporal, tanto por su efecto drenante a la hora de eliminar el exceso de líquido, como por el efecto lipolítico en el caso de que haya acúmulo de grasa. También activa la nueva producción de colágeno, elastina y otras fibras de sostén para combatir la flacidez, otra de las funciones de la radiofrecuencia. Hay que tener en cuenta que algunas radiofrecuencias calientan el tejido produciendo destrucción de colágeno, haciendo que el cuerpo reaccione y cree nuevo, pero hay personas que tienen una capacidad limitada de crearlo en respuesta a esta acción, por ejemplo las de más de 50 años, los fumadores, o las mujeres en edad de menopausia. Indiba estimula la producción de nuevas fibras de sostén gracias a la bioestimulacion y no a la destrucción. Por eso, incluso en los casos en los que no funciona una radiofrecuencia convencional, se obtiene mejoría”, asegura la médico estético.

4. Potencia otros tratamientos faciales. “A nivel del rostro está indicado para la flacidez y previo a otros tratamientos más invasivos, como mesoterapia, rellenos, hilos tensores, etc. A la vez, potencia el resultado de otros tratamientos de belleza. También lo utilizamos a posteriori en caso de técnicas que puedan causar inflamación, rojeces o hematomas, pues Indiba ayuda a su resolución más rápida”, explica la Dra. Adam, directora médica de la Clínica Dermaline. Consulta aquí el tratamiento facial con Indiba Deep Care.

5. Es el complemento perfecto para reducir centímetros. “A nivel corporal lo escogemos para reducción de volumen, celulitis y flacidez, aparte de aplicarlo como preparador antes de otros procedimientos (mesoterapia, masajes drenajes o anticelulíticos para preparar los tejidos): de esta forma conseguimos mejores resultados. Consulta aquí el tratamiento corporal con Indiba Deep Care.

6. No duele. “Al contrario, produce una sensación agradable y relajante”.

7. No posee efectos secundarios. Tampoco contraindicaciones. Se puede aplicar, incluso, sobre prótesis y durante el periodo de lactancia.

8. Es apto para pacientes con cáncer. En ellos está totalmente contraindicada una radiofrecuencia convencional, pero actualmente se están haciendo estudios paliativos con Indiba. ayudando a las células con los tratamientos de radioterapia o quimioterapia que deterioran el tejido sano.

9. Es un tratamiento corto. Cada sesión dura entre 30 y 60 minutos, dependiendo de la indicación y la zona.

10. Es asequible económicamente. “Es bastante económico”, concluye la Dra. Adam. Las sesiones oscilan entre 60 y 90 euros. Consulta aquí el precio del tratamiento en Clínica Dermaline.

——————————————————————————————————–

Artículo publicado en La Razón.es. Puedes consultar el original aquí